Saturday, May 23, 2015

Eduardo Behrentz habla sobre la Zona G

El proyecto que la Alcalía de Chapinero de Bogotá propuso en 2013 para la Zona Gourmet y que pretende llevar a cabo en el segundo semestre de 2015 ha generado gran preocupación entre los residente del sector. ¿Es el proyecto una buena labor de la administración? El doctor Behrentz habló con Semana.com y dio su opinión profesional al respecto.

Eduardo Behrentz es urbanista e ingeniero civil de la Universidad de los Andes y Ph.D. en Ingeniería Ambiental de la Universidad de California (UCLA). Fue director del Grupo de Estudios de Sostenibilidad Urbana y del Departamento de Ingeniería Civil y Ambiental de los Andes. Hoy es decano de la Facultad de Ingeniería de la misma universidad y miembro del Consejo Asesor de la ANI y del Consejo Superior de ACOFI.

David Bustamante: Según los informes, el proyecto que la Alcaldía de Chapinero ha elaborado para la Zona G consiste en la restauración de dos calles: Carrera 6 y Calle 69A, formando así una T. ¿Qué opinión le merece el proyecto?

Eduardo Behrentz: Teóricamente, la idea es apropiada. El desafío consiste en hacerlo bien. La Zona T, por ejemplo, es un chuzo, una olla y un expendio de drogas día y noche. Por eso los bares y restaurantes de alto perfil fueron espantados, como también muchos residentes. La peatonalización de las dos calles que conforman la T estuvo pésimamente diseñada. Debe velarse por que en la Zona Gourmet no suceda lo mismo.

D.B.: Domenico Di Siena (reconocido urbanista e ingeniero civil italiano) señala que el desafío de los urbanistas radica en “impulsar la coexistencia entre el espacio público y el uso residencial”. ¿Está de acuerdo?

E.B.: Dominico se refiere al uso mixto del suelo. Pero el concepto es insuficiente: se debe considerar el cómo, pues es aquí donde suceden los desastres. La densidad poblacional debe ser tan adecuada como la compatibilidad del uso del suelo en zonas residenciales. Si no lo son (ej.: bares o talleres u otros establecimientos de alta intensidad auditiva) habrá conflicto. Es lo que sucede en Bogotá.

D.B.: En entrevista con Revista Dinero, usted explicó que para la creación de un espacio público en cualquier parte del mundo “se destina un 5% de los recursos en las calles de interés y el 95% restante en el entorno que las acompaña (ej.: Buenos Aires, Barcelona)”. ¿El proyecto de la Alcaldía se ajusta a estos lineamientos?

E.B.: Por cada peso que uno se gasta en las calles que desea peatonalizar, debe gastar el doble –y a veces el triple– en los alrededores. La Alcaldía no está cumpliendo con esos lineamientos, de lo contrario los residentes no estarían tan molestos. La Alcaldía tiene que pararle bolas a los residentes.

D.B.: Los residentes del sector y su vocero, Camilo Reales, sostienen que «intervención integral» es un eufemismo del alcalde Mauricio Jaramillo para disimular la verdadera naturaleza del proyecto, a saber: la peatonalización de dos calles. ¿Qué opinión le merece esa afirmación?

E.B.: La preocupación de los residentes es totalmente legítima. El proyecto debe garantizar una intervención integral, como prerrequisito. Si el proyecto no corrige los defectos que los residentes advierten, si no respeta la intervención integral, esas dos calles se convertirán en un basurero y en sede de caos y algarabía.

D.B.: Algunos sostienen que la renuencia de la Alcaldía se debe a un clientelismo entre el Alcalde y los propietarios de los restaurantes. ¿Será eso cierto?

E.B.: No tengo idea. Ahora bien, esos restaurantes tienen clientes de sobra. Si bien el proyecto los beneficia, tampoco es que le haga falta.

D.B.: En una Mesa de Trabajo que tomó lugar el pasado 29 de abril entre la Alcaldía y los residentes, no hubo conciliación y la Mesa fue suspendida a la espera de un concepto del Secretario de Planeación, Gerardo Ardila. ¿Qué opinión le merece el curso que toma el asunto?

E.B.: Que participe la Secretaría de Planeación me parece una excelente noticia, sobre todo siendo Gerardo Ardila la persona tan seria que es. Además, tiene todo el conocimiento sobre el asunto. Su involucramiento es entonces, a mi modo de ver, un gran paso hacia la toma de una decisión correcta. Ojalá sea así.

Publicado por Revista Semana: bit.ly/1FLStfN 

No comments:

Post a Comment